Praga, la ciudad de las cien torres

Praga, la ciudad de las cien torres

Romántica aunque bulliciosa, medieval y moderna: la capital de la República Checa, famosa por su belleza y sus contrastes, atrae cada año a millones de turistas de todo el mundo. Con un centro histórico declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1992, la perla del Este es una ciudad con una riqueza cultural sin igual. La gran variedad de influencias religiosas, filosóficas y artísticas hacen de Praga un destino obligatorio. Fundada en 1784 tras la unión de cuatro ciudades independientes Hradčany (el castillo), Malá Strana (el distrito al sur del castillo), Staré Město (la ciudad vieja) y Nové Město (la ciudad nueva), en 1583 la ciudad de las cien torres fue elegida capital del Sacro Imperio Romano por el Archiduque Rodolfo II de Habsburgo, que prefería Praga a Viena como lugar en el que albergar su colección de arte. Fue en esta ciudad donde también desarrolló una inusual pasión por la alquimia y la magia.

Origen de misterios antiguos y leyendas arcaicas

Incluso el nombre de Praga está envuelto en una leyenda. Según una antigua profecía, en el siglo VII, la princesa eslava Libuše ordenó la construcción de un castillo a orillas del río Moldava, en una colina en la que ella había visto a un hombre construyendo el umbral (“práh” en checo) de una casa. El majestuoso Hradčany, el castillo más grande del mundo, se hizo famoso posteriormente gracias a la obra de Franz Kafka. En Praga se respira el encanto de épocas pasadas incluso desde los tejados, sin olvidar el Karlův most (Puente de Carlos), cuyos cimientos supuestamente fueron enriquecidos con miles de huevos, ni los elfos que, según dicen, cuidan del río y las almas que allí descansan. No se vaya sin visitar el Staroměstský Orloj (Reloj Astronómico), creado por el maestro relojero Hanuš, a quien dejaron ciego para que no pudiera realizar una copia de esta maravilla mecánica, ni el número 40 de Karlovo Námĕsti, la inquietante residencia de Fausto, del escritor Goethe. La fuerza esotérica de la ciudad no proviene únicamente de su arquitectura: sumérjase en los lugares más recónditos con los tours de fantasmas organizados por guías que parecen sacados de películas de terror y que pueden revelarle los secretos de los antiguos tallleres de alquimia, así como los antiguos rituales místicos y las historias y el folclore tradicionales, como la leyenda del Golem, la criatura de arcilla creada por Rabbi Jehuda Löw para proteger a los judíos frente a la crueldad.

Platos principales y litros de cerveza

Si las vistas de las torres de Praga son extraordinarias, sus platos tradicionales no se quedan atrás. Los paladares gourmet podrán deleitarse con una gastronomía sabrosa cuyos platos principales incluyen polévka, sopas reconfortantes para los inviernos nevosos, Pražská šunka, el famoso y apreciado "jamón de Praga" que recuerda la omnipresencia del cerdo en la mesa, y knedlíky, gnocchi de pan, que podrá degustar en establecimientos de cocina casera y también en restaurantes de estilo Art-Nouveau. Para acompañar sus platos, piense en litros de cerveza ("pivo", en checo). Por lo que sabemos, los checos ostentan el récord mundial del consumo de cerveza per cápita (160 litros).

¿A qué espera? Vuele a Praga con Alitalia y elija uno de nuestros vuelos a la capital de la República Checa.

BUSCAR VUELOS

DESDE
Introduzca la ciudad de salida
A
Introduzca la ciudad de llegada
Introduzca la fecha de salida
Introduzca la fecha de vuelta