Vuelos a París

Vuelos a París

“Solo hay dos lugares en el mundo en los que se puede ser feliz: el propio hogar y París.” (Ernest Hemingway)

UNA CULTURA COMPLETA

París fue fundada en el año 53 a. C. por los romanos, que la llamaron Lutetia Parisiorum. En la actualidad, más de 2000 años más tarde, París es considerada una de las ciudades más bellas del mundo, lo que queda confirmado por los 28 millones de visitantes que recibe la capital francesa cada año.
La ciudad, que se extiende a lo largo de un meandro del Sena, es sede de cultura, gastronomía, política y finanzas internacionales. Nadie puede resistirse al encanto de sus distritos (arrondissements), cada uno con atractivos propios y una población variada, heredera de la colonización ejercida en los cinco continentes y que ahora supone una ventaja cultural para el país.
Empiece su recorrido donde comenzó todo: el actual Barrio Latino (Quartier Latin) a lo largo de la margen izquierda (Rive Gauche) del Sena. Después de visitar el Palacio de Luxemburgo, sede ahora del Senado francés, y pasear por sus maravillosos jardines, estimule la mente sumergiéndose en la cultura que rezuman los monumentales edificios de la Sorbona, una de las instituciones culturales más antiguas y de mayor prestigio de todo el mundo.

RECORRIDOS ARTÍSTICOS Y CULTURALES

Se da por hecho que los visitantes de París no pueden, ni deben, perderse la tradicional y fascinante visita a la Torre Eiffel, el monumento más famoso de la ciudad, que con sus 324 metros de altura ofrece unas magníficas vistas. La torre, que hasta 1930 fue la estructura arquitectónica más alta del mundo, es uno de los símbolos de la ciudad y sigue turbando la mente de los intelectuales franceses. Y, como la cultura nunca está de más, dedique un día a visitar el Museo del Louvre. Con sus 9 millones de visitantes al año, es la pinacoteca más visitada de todo el mundo. Quizá esa sea la razón por la que la Mona Lisa de Leonardo da Vinci tiene una mirada tan enigmática. París se admira en toda su belleza desde el Sena, a bordo de un "bateau-mouche" al atardecer.
La ciudad se extiende ante los ojos de los visitantes, que pueden disfrutar de sus maravillas arquitectónicas alejados del caos urbano. Disfrute de una mágica perspectiva de la "Île de la Cité", una de las dos islas de la ciudad, antes de vislumbrar la imponente belleza de la catedral de Notre Dame, mientras los paseos a lo largo del Sena se llenan de enamorados y artistas callejeros que dan lugar a la clásica postal de París.

FASCINANTE Y ATEMPORAL

La "Ville-Lumière" (Ciudad de la Luz), apelativo por el que se conoce a la ciudad gracias al proyecto de iluminación llevado a cabo por el jefe de policía Nicolas de La Reynie, posee una belleza atemporal. París es una señora que conserva todo su encanto. Puede que su piel presente algunas arrugas, pero eso solo aumenta su belleza, que cautiva e impresiona a sus visitantes. Pero París no es solo arte y cultura: en la actualidad, el barrio financiero de La Défense alberga unas 30 empresas de la lista Fortune Global 500, lo que sitúa a la capital francesa por delante de gigantes económicos como Londres, Nueva York o Pekín. Gracias a la inversión extranjera, especialmente de origen árabe, la ciudad experimenta una nueva juventud y un renovado deseo de conseguir la excelencia.
Si tomamos el fútbol como ejemplo, vemos cómo la tradición francesa se ha posicionado con gran esfuerzo sobre sus eternos rivales, los clubes italianos e ingleses. En la actualidad, gracias a inversores cataríes, el histórico club de la ciudad, el París Saint Germain, puede soñar con cosechar triunfos en Europa y en el mundo gracias a la presencia de jugadores de talla internacional como Ibrahimović y Cavani, arrebatados de sus clubes de origen a cambio de millones de euros.

EXCELENCIA GASTRONÓMICA

Los parisinos y forasteros que sueñen con conseguir la Liga de Campeones podrán sobrellevar la espera degustando las maravillas de la cocina francesa. Se trata de un centro de excelencia mundial para el paladar, ayudado siempre por la Madre Naturaleza, que ofrece productos cultivados por sus expertos agricultores locales y transformados por chefs con estrellas Michelin.
Aunque opte por degustar un sencillo queso Camembert, su presentación será siempre de primera. Sumérjase en las delicias del foie gras, el "sole à la meunière" (al parecer, el plato favorito del rey Luis XIV), un "quiche lorraine" o simplemente un "croque-monsieur" en un bistró parisino, donde reconocerá el verdadero sabor y la tradición de la cocina francesa. Y, aunque París quede algo lejos de Marsella, ciudad en la que se creó este exquisito plato, no se olvide de probar la "bouillabaisse", una magnífica sopa hecha con el pescado y el marisco más selecto de las pescaderías.

No es casualidad que, en el año 2010, la UNESCO declarara Patrimonio Cultural Inmaterial a la cocina francesa. Todo ello convierte a París en un destino obligatorio. ¿A qué espera para visitarla? Disfrute de una escapada, reserve un vuelo de Alitalia hoy mismo.

BUSCAR VUELOS

DESDE
Introduzca la ciudad de salida
A
Introduzca la ciudad de llegada
Introduzca la fecha de salida
Introduzca la fecha de vuelta