Cuando visite Osaka, no tendrá más remedio que levantar la vista del suelo: ante los altos rascacielos y los majestuosos templos, le resultará difícil ver dónde pisa.

DOS PASOS HACIA ATRÁS...

Por su apariencia actual, extremadamente moderna y futurista, resulta difícil deducir que esta ciudad sea probablemente la cuna del pueblo japonés y que esté repleta de yacimientos históricos que se remontan a muchos siglos antes de nuestra era. 

Si le fascina la historia de esta enigmática civilización, visite el Museo de Historia de Osaka antes de dirigirse al templo Shitennō-ji, el más antiguo de Japón y en el que se introdujo el budismo. Para conocer mejor esta antigua religión, puede realizar una visita de un día a Kioto, donde se encuentran algunos de los templos más importantes del país, a tan solo un cuarto de hora en tren. 


En su viaje de una era a otra no debe faltar la visita al castillo de Osaka, del siglo XVI, ubicado en el parque del castillo de Osaka, un lugar fantástico rodeado de naturaleza ideal para pasear y alejarse del frenético bullicio de la ciudad.  


Aquí, en la estación correspondiente, podrá disfrutar también del espectáculo conocido como hanami, la famosa contemplación de los cerezos en flor, y disfrutar de un picnic a la sombra de los árboles mientras saborea platos típicos que distribuyen los vendedores de comida y bebida en el parque. 

...Y DOS HACIA DELANTE

La ciudad se divide principalmente en dos partes: Kita (norte) es básicamente un barrio de negocios, aunque con teatros, cines y vida nocturna, y Minami (sur) es el lugar ideal para las compras y el entretenimiento. En este último se incluyen zonas más conocidas como Dōtonbori, que es mejor visitar de noche para descubrir la vida nocturna de la ciudad en sus innumerables restaurantes y bares, y Shinsaibashi, famosa por su mercado cubierto repleto de tiendas y la típica iluminación urbana, donde disfrutar de una jornada de compras.


Si desea pasar un auténtico día de disfrute, le recomendamos la bahía de Osaka, una zona en continua expansión y en la que se encuentra la noria más alta del mundo, de 112 m, además de otras atracciones para jóvenes y mayores: el acuario Kayukan que, además de la gran variedad de especies animales que ofrece, alberga el tanque más grande del mundo con un tiburón ballena en su interior, y Universal Studios, los primeros en abrir sus puertas fuera de Estados Unidos.


Resulta muy fácil moverse por esta enorme área urbana gracias a su densa red de metro que le llevará a cualquier rincón de la ciudad. Si, por otro lado, prefiere hacer algo de ejercicio, puede desplazarse en bicicleta como hacen todos los días muchos de sus habitantes.

LA CIUDAD DEL BUEN COMER

Osaka es la capital de la cocina japonesa. Sus ciudadanos llaman a su tradición culinaria kuidaore, que significa literalmente "comer hasta caer redondo". Esto resulta evidente también por la gran cantidad de restaurantes y bares que llenan cada rincón de la ciudad. La prueba definitiva se encuentra en el okonomiyaki, un plato típico sin una receta concreta: se elabora a base de harina cocinada en una plancha con ingredientes variados como col, cerdo o gambas, todo a gusto del consumidor. Se trata de la elección perfecta para los nostálgicos de la cocina italiana, ya que se asemeja a la pizza tradicional, tanto se parece, que la llaman la "pizza japonesa". 


También merece la pena probar los fantásticos platos japoneses clásicos, como el ramen, una sopa de fideos caliente, la tempura, gambas y verduras fritas con un rebozado muy suave, y el sushi, bolitas de pescado crudo y arroz. Para terminar el banquete, pida sake, un licor muy fuerte hecho a base de arroz que hay que beber de un trago.


Osaka es todo esto y mucho más. Descúbralo en primera persona reservando ahora un vuelo de Alitalia al aeropuerto Kansai de Osaka.

BUSCAR VUELOS

DESDE
Introduzca la ciudad de salida
A
Introduzca la ciudad de llegada
Introduzca la fecha de salida
Introduzca la fecha de vuelta